Qué es el teletrabajo y cómo funciona


Muchas personas aún desconocen el significado del término “teletrabajo” y lo que realmente implica. (SHUTTERSTOCK)

Con la llegada de más avances tecnológicos y cambios en las idiosincrasias de nuestra sociedad, cada vez se presentan más situaciones en las que una persona tiene que trabajar desde su hogar, especialmente ahora que hay que tomar en cuenta que quedarse en el hogar quizás sea una buena forma para evitar contagiarse de una enfermedad como el coronavirus. Aun así, muchas personas aún desconocen el significado del término “teletrabajo” y lo que realmente implica.

Cuando hablamos de “teletrabajo” nos referimos a las ocasiones en que una persona realiza actividades renumeradas o la prestación de servicios a terceros sin que sea necesario que se encuentre físicamente en la oficina. En otras palabras, es lo que coloquialmente conocemos como “trabajar desde casa”, pero hoy en día esto también puede ocurrir en otros espacios fuera del hogar, como los centros de “coworking”.

Obviamente, para que el teletrabajo pueda suceder es necesario el uso de las nuevas tecnologías de la información y la comunicación (TIC). Celulares, tabletas, computadoras, laptops, cámaras digitales y demás dispositivos con los que se puedan acceder al Internet pueden ser utilizados para que la persona que esté “teletrabajando” pueda cumplir con sus compromisos.

Además del hecho de que no hay que desperdiciar tiempo y recursos trasladándose todos los días a la oficina (para luego regresar al hogar), las ventajas del teletrabajo para el trabajador o colaborador incluyen una mayor autonomía, mayor productividad, más vida familiar, más oportunidades laborales y menos estrés. Asimismo, esta modalidad de trabajo permite una mejor integración laboral para personas con discapacidades. Por otro lado, entre las desventajas para la persona que opte por trabajar así está el hecho de que será más difícil separar el trabajo del ocio y la familia, y que es un método de trabajo muy solitario.

Para las empresas el teletrabajo puede implicar ventajas como una reducción en el costo de la producción, menos posibles conflictos entre empleados, la eliminación del absentismo laboral, un mayor acceso a profesionales de alto nivel y crecimiento sin cambios estructurales. Aun así, este modo laboral puede causar la pérdida de jerarquías, puede crear conflictos de lealtad entre los empleados, entre otras desventajas.

Aún hay que esperar a ver qué tan rápido las empresas y los profesionales individuales se adaptan a este método de trabajo, pero si llega ocurrir una situación extrema como una cuarentena forzada, el teletrabajo se puede convertir en la opción viable para todos.